Si lees tus transparerencias, pareces idiota

Durante este año en mi curso de magister tuve todo tipo de experiencias educativas, he tenido excelentes profesores con una gran capacidad de inspiración, transmisión de experiencias y conocimientos y he tenido algunos que son el clásico Power Point dependiente que sigue una transparencia durante dos horas donde el aporte de valor sobre lo que el slide dice es mínimo.

Ayer conversaba con mis compañeros de clases de uno de estos profesores y la queja generalizada de todos  es que esta persona simplemente “lee las transparencias”. Automaticamente me vino a la mente un post de Gonzalo en su blog “El Arte de Presentar”: Si lees tus transparencias, pareces idiota.

Creo que en todos los ámbitos esto es una gran realidad, pero en el educativo y en el nivel educativo de magister, no nos podemos dar el lujo de tener profesores que solamente lean transparencias, sinceramente, es una tortura para el alumno (plus pérdida de tiempo y dinero).

Rescato aquí alguna de las cosas que Gonzalo remarca en su post al respecto:

“Recuerda en tu próxima presentación que si lees tus transparencias sin añadir nada a su contenido:

  • Transmites inseguridad: ¿Tan mal te sabes el contenido de la charla que necesitas leerlo? ¿Tan superficial es tu conocimiento de la materia que no te puedes desviar ni un ápice de la letra escrita?
  • Estás desconectado de la audiencia: Mientras tú lees, ellos leen más rápido que tú y acaban antes la transparencia. El resto del rato se quedan ociosos, enfrascados en su portátil, PDA o libro. En ningún caso prestándote atención. ¿Para qué?
  • Aburres mortalmente: Por muy interesante que sea un tema, nadie, ni el público más entregado, es capaz de soportar a un ponente que lee palabra por palabra todas y cada una de las transparencias de la presentación. Es mucho peor que las torturas que el Súper preparaba para Mortadelo y Filemón atándolos a una silla para escuchar las obras completas de Manolo Escobar.
  • Haces perder el tiempo (y el dinero) al público: En vez de estar allí, podrían estar en otro sitio y leerse las transparencias cuando mejor les convenga. Se preguntarán: ¿qué hago yo aquí?
  • Irritas: Cuando la audiencia tiene la sensación de que le estás haciendo perder su tiempo y su dinero, necesariamente la irritas. Fuera cual fuese el propósito de tu charla, no te extrañe si no lo ves cumplido. “

034leesFuente: El Arte de Presentar

About these ads
Etiquetado ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 961 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: