La manía de negar nuestros males

Por las mañana, de camino al trabajo, suelo sintonizar Radio 10 y el programa de Marcelo Longobardi.
Particularmente ayer y como tantas otras veces, puso en el aire a Anibal Fernandez quien, con la oratoria que lo caracteriza da explicaciones de lo inexplicable tratando de argumentar la validez de las ya famosas “Candidaturas Testimoniales”.

“Candi.. qué ?”, me dijo un amigo que vive en el exterior. Sí le dije, es un regalito de Pascuas que nos hicieron los Kirchner y que viene lleno de sorpresas. Porque Argentina es maravillosa, es un país de gran inventiva jurídica y de profundas sorpresas.

Llamamos candidaturas testimoniales, le tuve que explicar, a que un montón de funcionarios públicos que hace dos años fueron votados para una cosa y que ahora se presenten a las próximas elecciones legislativas como candidatos a otra, aclarando que jamás asumirán las responsabilidades que el pueblo les asigne el 28 de junio.

Es algo así como un elegime que igual nunca te voy a gobernar.

Entonces miraba el diccionario, tratando de entender esta paradójica realidad Argentina y encontré que una de las acepciones de la palabra “Testimonio” es: Prueba, justificación y comprobación de la certeza o existencia de una cosa.

…pero si certezas es lo que menos tenemos en Argentina.

No tenemos certeza de nuestros actos legislativos .
No tenemos certeza de nuestras propias estadísticas .
No tenemos certeza si es un país en estado de epidemia de dengue o no.
No tenemos certeza si la inseguridad es una realidad o una “sensación” motivada por los medios .

¿De que certezas me hablan?, ¿de que testimonios me hablan?.
Argentina se ha vuelto un país inexplicable, un país falto de razón, el clásico “viva la pepa”.

Los antiguos romanos, llegado el momento de asumir una nueva función en el Estado, solían agarrarse de los testículos en señal de su compromiso con la verdad o el futuro, y dando muestras de lo que estaban poniendo en juego si faltaban a la verdad o al compromiso asumido. Así daban testimonio. Así nació el Testimonio.

Mi amigo sigue sin entender, nuestros gobernantes siguen negando nuestros males… y Anibal Fernandez continuará explicando lo inexplicable hasta que algún día despertemos de este surrealismo social y político en el que hemos elegido existir.

Anuncios
Etiquetado

3 pensamientos en “La manía de negar nuestros males

  1. Es el país en el que vivimos. Pero supongo que por eso, la gente de otros paises se sorprende nuestra calma ante las cosas “raras”, cómo es en este momento la crisis mundial.

  2. Marcelo dice:

    Muy buen post Martin. Es todo una sensación. Nosotros no entendemos de eso. Queremos realidades no sensasiones…..

  3. La verdad, excelente el post Martín, como todos los demás, pero es cierto que nos quieren meter por la cabeza que es una SENSACION, y la verdad que es la REALIDAD que vivimos en esta bendita Argentina, Dios quiera cambie esto algún día, en principio cuando todos aceptemos que debemos cambiar desde lo personal y hacia el resto de la nación, saludos y suerte.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: