Archivo de la etiqueta: Negocios

¿ Cuánto hace que no cuestiona su modelo de negocio ?

Retomando los post sobre estrategia quiero compartir algunas reflexiones que tienen que ver con la validez de los modelos de negocio. Hace un tiempo escribí sobre la importancia de descubrir nuevas formas de obtener ventajas competitivas, ya sea a través del desarrollo de Competencias Centrales o por medio de la Diferenciación por Valor.

En cualquiera de los casos, lo que intentábamos con estas herramientas es auto evaluar en forma permanente nuestro negocio para descubrir formas de diferenciarnos de la competencia y salir del terreno de la competencia por precio.

Un modelo de negocios es válido cuando la gente está dispuesta a pagar a cambio de algo que quiere y no puede obtener de otra manera más que pagando por eso que desea, pero el progreso científico y tecnológico tiende a hacer triviales a muchas cosas, tiende a cero el precio de los productos que las personas quieren. Entiendo que hay un subconjunto de bienes que son casi ajenos a este efecto (donde la ciencia o la tecnología trivializa su precio), pero en general, el efecto es reproducible en muchísimos casos, con lo cual, me voy a apoyar en esta generalización.

Para sobrevivir, los modelos de negocios necesitan que algunas cosas sean posibles y algunas cosas sean imposibles.

Por ejemplo, la tecnología de la línea de montaje de Ford hizo de la producción de automóviles una industria suficientemente barata para que muchas personas puedan acceder a uno.

Por otro lado, esa misma tecnología hace que sea casi prohibitivo montar una fábrica para producir automóviles en serie dado que existen barreras de entrada suficientemente elevadas como para que la puesta en marcha de una fábrica de automóviles no sea algo tan sencillo de alcanzar.

Sin embargo, el progreso tecnológico que hizo posible la primera condición (abaratar los procesos productivos para acercar nuevos productos a los consumidores), recientemente ha hecho también posible a la segunda (derribando barreras de entrada), haciendo obsoleto cualquier modelo de negocios que depende por ejemplo de la dificultad de copiar, almacenar y/o distribuir información.

En su momento la tecnología permitió masificar la música generando un negocio donde gracias a la tecnología era posible acceder a medios “baratos” para acceder al contenido y a su reproducción. Durante mucho tiempo, este fue un modelo de negocio válido, dado que la propia tecnología imponía ciertas barreras que impedían que la gente pueda acceder a una copia en forma casi gratuita.

Cuando la tecnología avanzó sobre dicho modelo de protección y rompió la barrera de entrada, destruyó el modelo. Todo el mundo podía conseguir música a muy bajo precio o sin pagar, dejando inválido el modelo de negocio de la industria discográfica clásica.

Los modelos de negocios son frágiles y la única forma de saber cuan frágiles son es un ataque recurrente y proactivo a ellos. Sin esta práctica en las organizaciones, la primera señal de advertencia será despertar un día para encontrar que el modelo y la empresa se han vuelto obsoletos… too late.

La cuestión es que, descubrir vulnerabilidades en los modelos de negocios es, además, un arma significativa para desplazar competencia. Las empresas que dependen de la administración y gestión de la información han descubierto como muchos de los hoy grandes de Internet ( Google, Amazon, etc) construyen servicios y tecnologías que derriban barreras de entradas, comoditizan productos, eliminan competidores, arrebatan mercados y vuelven a su competencia obsoleta.

Por otro lado, hacer trivial (y mejor aún gratis) lo que solía ser la base del negocio de alguien es una de las mejores maneras de obtener voluntad legítima de la gente. Al mejorar sus vidas con productos por los cuales no tienen que pagar, significa que estarán favorablemente predispuestos a escucharlo cuando les ofrezca algo por lo que tengan que pagar. Particularmente sobre la temática de la tendencia a cero del precio de muchos productos, Chris Anderson desarrolló su idea y libro Free y ya en 2003 Fred Wilson hablaba del modelo de negocio Freemium. Malcolm Gladwell le respondió así. Cómo sea, estemos o no 100% de acuerdo en el modelo de tendencia a cero de precios, la realidad es que la tecnología permite trivializar modelos de negocios y muchas organizaciones que hoy parecen inmunes a este efecto, algún día podrían verse afectadas. Es mejor estar preparados.

De eso se trata, de cambiar un poco el mundo en favor de cuestionarse algunas modelos que hoy funcionan, pero mañana, pueden dejar de hacerlo.

¿ Te gustó ? Compartilo

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios
Etiquetado , , ,

Pensamiento delgado y un millón en la cuenta

Algunas reflexiones de la presentación de David Heinemeier Hansson de 37signals que propuse ver en el post de Sequoia Capital:

  • Cuando se genera valor en un nicho porque mi producto es deseado por el mercado o le hace la vida más fácil a los clientes, éstos están dispuestos a pagar por el mismo. No hay necesidad de regalar nada.
  • Cualquiera soñaría con desarrollar el próximo Facebook, Amazon o Ebay, pero la realidad es que es muy improbable lograrlo. La pregunta que hace David es si preferimos apostar 1/10.000 a ganar un billón de dolares o 1/10 por 1 Millón. Sin dudas, y perdón por mi espiritu conservador, prefiero 1 Millón en mi cuenta. La idea es que hay muchas posibilidades de innovar y desarrollar un buen negocio a una escala mucho menor a la de Facebook, simplemente hay que encontrar el nicho y un modelo de negocio claro.
  • Si tenemos un modelo de negocio basado en suscripciones, como un SaaS, por el cual, cada usuario paga U$S 40/mes y obtengo 2000 clientes (que en la escala de Internet es muy poco – pero hay que conseguirlos -), puedo facturar 1 Millón al año.
  • Si detecté un nicho y el sitio web recibe 40.000 visitas al mes (capturados de los interesados en mi producto de nicho) y logramos un 5% de registro por mi servicio o producto, entonces ya logré mis 2000 clientes. David dice que normalmente subestimamos este objetivo y que no es tan dificil de alcanzar.
  • ¿ Web o Servicios ? hacer algo en la web cuesta menos. Una empresa de servicios en la calle requiere de mayor personal a medida que necesita crecer o escalar el negocio, ergo, esto genera mayores costos fijos que afrontar. Con un negocio en la web, solo demandaremos mas servidores y más ancho de banda (y como ambos insumos cada vez se comoditizan más, nuestro costo fijo tiende a bajar con el tiempo y no a subir). Si comparamos una empresa con dos millones de clientes montada en la web vs. una empresa tradicional con la misma cantidad de clientes en la calle, la segunda requiere muchísimo más personal y recursos que la primera para atender la demanda.
  • En la web el mercado es el mundo y el acceso es inmediato a todo el mundo, en cualquier negocio tradicional de servicios, escalar geográficamente requiere de un costo importante para crecer y posicionarse en un nuevo mercado.
  • David Heinemeier Hansson hace millones al año con 13 empleados en 37signals. Un modelo nada despreciable ¿ no ?

Small is Essential: Seguí este artículo en Time para conocer más sobre el modelo de organización de 37signals.

Y relacionado con este “pensamiento delgado” a la hora de armar un startup, uno de los mejores post que leí al respecto en el blog de Damián Voltes.

Etiquetado ,

50 things I know about BPM

Coonie Moore, de Forrester, publica una interesante lista con 50 puntos acerca de Business Process Management. También pueden encontrar la lista en Twitter: @cmooreforrester. Extraje algunas que me parecieron reflexiones relevantes.

  • Business process management es una disciplina, no una tecnología.
  • Esta disciplina está basada en Lean thinking y Six Sigma.
  • Los proyectos BPM deben ser liderados por el negocio, no por IT, para evitar fracasos.
  • El mejor lugar para empezar con una iniciativa BPM es en un proceso cross-funcional con alto volumen de trabajo manual que genere mucho dolor en la organización.
  • Un Centro de Excelencia es esencial para el éxito.
  • Uno de los principales desafíos de BPM es encontrar recursos capacitados en entrevistar a los usuarios del negocio, diseñar sus procesos, analizarlos y optimizarlos.
  • BPMS no requiere SOA, pero SOA y BPM están estrechamente relacionados y los desarrollos BPMS deberían usar Business Services siempre que sea posible.
  • SOA necesita de BPM para hacer que los Business Services sean relevantes a los procesos.
  • Las metodologías Agiles son críticas para los proyectos BPM.
  • Workflow no es lo mismo que BPMS. Workflow es un precursor de BPMS principalmente focalizado en el diseño y la ejecución.

Sobre BPMS y COEs:

No deja de llamarme poderosamente la atención cuando las compañías se plantean Centros de Excelencia sin haber comenzado a plantearse toda una serie de preguntas previas.

Veamos de que se trata esto de los COEs y que deberían ser según la esencia real del término y su relación con BMPS.

Tipicamente, una vez que se han completado los primeros proyectos BPM, es natural querer empezar a mirar la sostenibilidad y las mejores prácticas. Una forma típica de este enfoque es la construcción de un Centro de Excelencia (COE), y para esto, las empresas tienen que evitar lo que yo llamo “la trampa PMO”, es decir, que el COE no se convierta en una mera oficina de proyectos.

¿Qué hace un COE ?

Sirve como repositorio de conocimiento de la organización sobre la estrategia de BPM, la metodología, las herramientas, los cambios del mercado, los procesos, casos de negocios, plantillas, etc. El equipo debe ser versado en múltiples enfoques para la gestión de procesos (por ejemplo, Business Process Rules, la formación de BPMG, Six Sigma , Lean) y debe comprender sobre estrategias de desarrollo sobre sistemas BPM, BI, DW y de EAI. En esencia, están actuando como consultores internos para evaluar los proyectos, crear el caso de negocios, recomendar el enfoque correcto, y asegurarse de que los equipos tengan éxito.

El COE va a responder a preguntas como:  ¿Cuánto tiempo debería llevar? ¿Son sub-procesos o servicios re-utilizable  los que se deben vincular? ¿Es este el enfoque BPMS correcto? ¿Cómo podemos integrar tal cosa o montar tal proceso con o sobre nuestro datawarehouse o document management existente? ¿Cómo analizamos los procesos? ¿Qué funciona bien? ¿Qué no está funcionando?

BPMS es toda una filosofía y modo de trabajo sustentada por muchas prácticas no tecnológicas. Pero cuidado, hay que ser sincero en las ambiciones. Si antes de iniciar o pensar en BPMS su organización no ha alcanzado un grado de madurez técnica o política como para identificar las cosas que no funcionan (todas esas quejas que está en el saber popular de su organización) y actuar inmediatamente en consecuencia, tal vez, sea el momento de pensar en esa madurez previa para luego ambicionar a disciplinas de mejora y administración de procesos de negocio. Sólo este cambio de insight ya debería revolucionar la calidad de una organización.

Etiquetado , , ,

Anatomía del impacto económico emprendedor del MIT

Para mi clase de Emprendimientos Tecnológicos estoy leyendo un reporte independiente de la Fundación Kauffman sobre el impacto económico del MIT debido a los emprendimientos que sus ex – alumnos (Alumnis) generan.

El documento tiene datos muy interesantes que quiero compartir y que están alineados con algunas cuestiones que hemos conversado aquí en el blog sobre el rol decisivo que las universidades pueden tener para alentar el desarrollo económico a través de la gestión de la innovación, la tecnología, la consultoría al ámbito privado y finalmente, como en el caso del MIT aquí expuesto, semillero del desarrollo de nuevos emprendimientos.

He aquí un resumen de mis notas sueltas sobre cuestiones relevantes rescatadas del documento (cualquier relación percibida por el lector con mi admiración personal hacia el MIT es totalmente deliberada):

  • Si las compañías fundadas por ex – alumnos del MIT formaran una nación independiente las estimaciones conservadoras estiman que ocuparía la posición numero 17 en el mundo.
  • Estimaciones menos conservadoras sostienen que las actuales 25.800 empresas fundadas por ex – alumnos del MIT emplean 3,3 Millones de personas y generan ingresos por $2 Trillones produciendo una economía equivalente que estaría en la posición numero 11 del mundo.

El rol de los ex – alumnos del MIT en la economía americana:

  • El estudio esta basado en una encuesta a 105.000 ex – alumnos de los que se recibieron 43.600 respuestas, 8.175 (23,5% de las respuestas) indicaron que al menos una vez fundaron una compañía.
  • Se estiman 5.000 firmas creadas por extranjeros que estudiaron en el MIT, de ellas unas 2340 tienen headquarters en USA generando un ingreso de 16 billones y empleando 101.500 personas.
  • 500 firmas creadas por ex – alumnos estan en Latinoamérica, unas 63 dedicadas a manufactura. La mayoria en Mexico, Brasil y Venezuela.
  • Los emprendedores se vuelven más jóvenes: la tendencia indica analizando entre los años  ’50 y los ’90 que los egresados emprenden cada vez más rápido una vez que dejan el MIT. La edad media para iniciar un emprendimiento a declinado de los cuarenta (1950) a los treinta (1990) y ha disminuido a 4 años luego de la graduación especialmente fomentado por la burbuja de Internet.
  • Aumenta el efecto de emprendedores seriales. En los 90 un 39% de los emprendedores habían iniciado entre dos a cinco compañías y hasta hay un caso de 11 emprendimientos seriales.
  • El impacto de los emprendedores seriales en la economía es mayor que el de los emprendedores de una compañía en una relación 3 a 1.
  • De las áreas académicas del MIT ( ingeniería y ciencias de la computación, biología y ciencias, Management), la primera genera la mayor parte de los emprendedores, seguido por Management y finalmente por las áreas de biología y ciencias. Estas últimas con clara tendencia al alza.
  • Las firmas high tech gastan la mayor parte de sus ingresos en R&D, tienen una o más patentes y tienden a exportar la mayor parte de sus productos.
  • Las exportaciones, en todos los tipos de industrias creadas por los ex – alumnos del MIT reportan un 13% en promedio de ingresos debido a exportaciones fura de los Estados Unidos.
  • El promedio de inversión en R&D de las compañías creadas por ex – alumnos del MIT ronda el 24% de los ingresos y un 18% en marketing.
  • Decisión para elegir el lugar donde radicar la empresa: cuando se les consulto a los emprendedores sobre los factores de decisión sobre el lugar para localizar la empresa respondieron en orden de importancia: (1) donde viven los inversores, (2) red de contactos, (3) calidad de vida, (4) proximidad a los mayores mercados, (5) acceso a profesionales calificados. Impuestos y regulaciones fueron ranqueados como factores de menor importancia.
  • 22% de los graduados eligen Silicon Valley, 23% Massachusetts, New York y Texas, 8%. 45% restante en los otros 46 estados.
  • Los ex – alumnos del MIT involucrados en la industria high-tech (software, electrónica y biotecnología) prefieren Silicon Valley y el Gran Boston para radicarse, así, 66% de las firmas electrónicas, 62% de las de software y 62% de las de drogas y medicina se ubican en estas dos ubicaciones.
  • La mayoría de los emprendimientos de los ex – alumnos se inician con el aporte de capitales de ahorro propios de los emprendedores. La dependencia de ahorros personales, familiares, amigos e inversores informales es un fenómeno que se da más allá del entorno del MIT, es un fenómeno global.
  • Los capitales provenientes de VCs son importantes en la industria electrónica, del software, biotech, química y materiales, pero en ninguno de los casos, estas fuentes de inversión fueron más importantes que los desembolsos de capital propio de los emprendedores.
  • Los VCs se vuelven importantes en compañías en crecimiento con mas de 50 empleados y aún más significantes en compañías que han alcanzado los 500 empleados o más.

MIT, su historia, cultura y ecosistema emprendedor:

  • ¿ Que ha llevado al MIT y la zona de Boston a convertirse en un ecosistema emprendedor ?. El estudio refleja que es el resultado de 150 años desde que el MIT fue fundado definiendo un ecosistema complejo.
  • La herencia de la 2da. Guerra Mundial: la tecnología fue un factor crítico identificado en la época de la 2da. guerra como un elemento decisor para ganar la guerra primero y luego posicionarse a escala global. En el inicio de los 40’, las universidades se transforman en centros de investigación donde los mejores científicos y tecnólogos son movilizados para desarrollar tecnología que permita ganar la guerra.
  • Históricamente el MIT ha alentado una cultura “test the water” donde promovía mecanismos para que sus estudiantes y facultativos pudieran ocupar parte de su tiempo en el desarrollo emprendedor previo a la inmersión total en el nuevo negocio.
  • Más alla del MIT: Frederick Terman, graduado del MIT en 1924, regreso a Stanford para desarrollar un modelo universitario tecnológico cercano a la industria tal cual conoció en el MIT y convertir a Stanford en un centro de excelencia tecnológica. Terman fue el mentor de un ex – alumno del MIT, William Hewlett (1936) y David Packard alentándolos a formar su empresa de tecnología y ubicarla en forma cercana al recién creado Stanford Research Park. Estos esfuerzos son la semilla de Silicon Valley y Terman es considerado su padre. De donde venía Terman ? Del MIT.
  • Sorpresivamente, Harvard no ha tenido un rol sustancial en el desarrollo emprendedor si se lo compara con su vecino MIT hasta las últimas dos décadas. Sólo recientemente con la llegada de la revolución biotecnológica en la cual Harvard Medical School comienza a tener un rol de mayor aliento al emprendedurismo.
  • El entrepreneur en la zona de Boston también se ha visto beneficiado por el relacionamiento con bancos e inversores. The First National Bank (que luego sería Bank Boston y ahora parte de Bank of America) comenzó en 1950 a interesarse en préstamos a firmas early-stage, un movimiento que para su época era considerado extremadamente riesgoso.
  • Acelerando el crecimiento desde la base – Feedback positivo: un hecho fundamental en el desarrollo emprendedor en la zona de Boston (efecto que se repite en otras regiones) es dado por la retroalimentación positiva derivado de los éxitos tempranos obtenidos. El emprendedurismo, cuando es exitoso, genera más emprendedurismo.
  • Schumpeter observó:   “Cuanto mayor sea el número de personas que ya han fundado con éxito nuevas empresas, menos difícil resulta actuar como un emprendedor. Es una cuestión de experiencia que los éxitos generan en esta esfera, y que termina generando un número cada vez mayor de personas trabajando en este sentido.”
  • Finalmente, luego de analizar 50 años de historia del MIT, es sin duda, un centro que atrae cada vez más potenciales emprededores por su propia reputación entrepreneur. 17% de las elecciones por ir al MIT en 1950 eran por su capital emprendedor. En los 90’ este porcentaje asciende al 42%.
  • Otro efecto importante es la generación de cluster relacionados con una misma industria. Este efecto típicamente se observa cuando un grupo de investigadores deja un laboratorio fundando una compañía para iniciar un nuevo negocio en una industria dada. Ocurre típicamente que en los dos o tres años siguientes, otros grupos comienzan a desarrollar emprendimientos similares tratando de dar un enfoque que entienden superior a la idea original. Los spinoff en el mercado de la biotecnología que comenzaron en los 80’ en los alrededores del MIT y Harvard explican la proliferación de este tipo de empresas (95 en los inicios del 2008 comparado con 55 tres años antes)
  • MIT $50K Competition es otro link entre los cluster, las nuevas compañías y el MIT. 14 planes de negocio fueron presentados en esta competencia en la última década relacionados con empresas de biotecnología. Muchas de ellas se convirtieron en realidad.
  • Otro Cluster se ha formado en el mercado del campo energético. Se estima que actualmente, ex – alumnos del MIT generan de 30 a 35 empresas en este sector por año.
  • MIT – Una Cultura Unica: One founder sees it this way:  “Let me try to give you my personal perspective about ‘risk-taking.’ I think it is a combination of several different factors. I knew I was not going to work for big companies when I was about to leave MIT. I would rather take the risk of failure than the risk  of becoming nobody. There must be many alumni who felt the same way I did.”
  • El MIT expone a los estudiantes a tecnologías de punta y nuevas ideas haciendo más fácil explorar estas ideas como negocios potenciales. MIT no solo alienta el desarrollo emprendedor, sino también facilita la interacción social para que ocurra. MIT entrena en la resolución de problemas y si vemos a un negocio, como un “serie de problemas” que deben ser resueltos, el MIT se convierte en un facilitador.
  • Profesores emprendedores es la otra clave de la cultura. Disponer de emprendedores que fundaron compañías millonarias como Teradyne (Alex d’Arbeloff) se convierte en un modelo poderoso para los estudiantes.
  • MIT es un lugar de “manos a la obra”. Tiene un enfoque práctico de resolución de problemas. “Si existe un problema, se alienta a los estudiantes a ir a las bases, desarrollar el equipamiento necesario y desarrollar una solución” – Ray Stata ’57, co-founder and long-time CEO of Analog Devices (fiscal 2008 revenues of $2.6 billion)

El pensamiento en el MIT es que no hay un problema que no tenga solución, es solo una cuestión de trabajo duro y del tiempo que se este decidido a invertir en encontrar la solución…

Etiquetado , , ,

Size doesn’t matter

Somos afortunados, estamos viviendo un momento histórico de transformación en el ecosistema económico y social mundial.
Cambios tecnológicos, nuevos jugadores que imponen nuevas reglas y cambios radicales en la forma en que el mundo desarrolla comercio, las empresas se desarrollan, crecen, compiten y ganan nuevos mercados.
El mundo esta cambiando, no hace falta más que ver las noticias del último año para reconocer profundos cambios en la ecuación de valor que la sociedad esta generando.

Presenciamos la desaparición de grandes compañías (iconos de la era que estamos abandonando) y la transformación de industrias a un ritmo nunca antes imaginado. Desde la industria hasta los servicios, los ecosistemas productivos están viviendo un cambio de era.

Aerolíneas, bancos, industria automotriz, medios, telecomunicaciones, no hay industria donde tener reparo en el marco de una crisis económica y financiera que ha acelerado la cuenta regresiva del preludio a una muerte anunciada.

En un artículo en la revista Wired, Chris Anderson titula The New New Economy: More startups, fewer Giants, Infinite Opportunity argumentando las razones de estos cambios.

Hacia fines de los 80’s cuando internet empezaba a perfilarse como nuevo paradigma para la consolidación de la llamada “sociedad de la información”, el profesor del MIT, Tom Malone, comenzó a imaginarse las posibles repercusiones de esta nueva faceta de la humanidad.

Su trabajo, plasmado en distintos artículos definía proyecciones concretas para esta nueva era. Entre ellas aparecía una condena contra las grandes megacorporaciones y los modelos de empresas topdown del siglo XX al afirmar su “descentralización y externalización“, lo cual eventualmente derivaría en un modelo económico e industrial formados por redes de nodos cuya conexión es posible por la aparición de la red y la evolución de la tecnología. Evidentemente este escenario que Malone previó hace 20 años no contempla la supervivencia del tradicional modelo corporativo.

Mi experiencia personal, con 12 años en la espalda de vida corporativa, me enseñó que vivir inmerso en el mundo de estos gigantes adormece cierta parte de nuestra conciencia. Uno comienza a sentir un halo invencible, porque atribuimos (erróneamente claro) que el tamaño es el único atributo que a una compañía le asegura su subsistencia.

Por otro lado, el mundo nos muestra como nos resistimos a este cambio de era. Es natural, son décadas post revolución industrial donde aprendimos erróneamente de nuevo, que el destino de una empresa era crecer y crecer sin importar la escala de asociación con el valor que generaba, la estrategia que construía, las personas con las que contaba o quienes eran sus actuales competidores o peor aún, nos olvidamos de buscar nuevas ventajas competitivas.
En ese contexto, se abre el debate del estado ingresando como rescatista de grandes empresas. Los casos de General Motors, Bank of America y AIG dejan al desnudo nuestros temores a dejar a la deriva a empresas que se volvieron demasiado grandes y salvarlas por el sólo hecho (por más loable que esto sea) de rescatar a sus empleados.

Sin embargo, la nueva era que Malone anunciaba tiene sus fundamentos y alternativas.

En una entrevista hecha en 1998, Malone afirmaba en la revista Wired:

“Imagina a un AT&T que se fragmenta no en dos o tres grandes compañías, sino en doscientos o trescientos mil pequeñas compañías”

Dos escenarios posibles para las grandes corporaciones que han dominado sus respectivos mercados durante los últimos 20, 30 o 50 años: agonizar lentamente y desmoronarse, o descentralizares voluntariamente en pro de modelos orgánicos de organización laboral.

“Esta especie de radical y voluntaria descentralización, representa una atractiva y viable alternativa para las grandes compañías”

Por su parte Paul Graham, referente en el mundo de los startups de tecnología, explica así la insostenibilidad corporativa:

“Resulta ser que la regla que afirma que las organizaciones grandes y disciplinadas triunfan, necesita ahora un pequeño apéndice al final con la advertencia: únicamente en escenarios que cambian lentamente. Nadie sabía lo que pasaría cuando el ritmo del cambio alcanzara cierta velocidad”

¿Por qué ya no tiene sentido el modelo clásico de crecimiento perpetuo buscado por los modelos de la era industrial ?

Tal vez los trabajos de Ronald Coase (Nobel Economía 1991) y su teoría de los costos de transacción nos den la respuesta según cita el artículo de Wired.

La gran integración vertical de las grandes corporaciones fue creada para minimizar el costo de transacción (costos implícitos en la coordinación y el intercambio de información) entre los equipos de sus cadenas de producción.
Es decir, la existencia de un área de empresa tiene sentido cuando los costos para realizar una transacción dentro de la misma compañía son menores que si se decidiera tercerizarla.

Sin embargo, con el desarrollo de la tecnología y la aparición de la red, hoy se pueden obtener los mismos resultados, de forma más eficiente y a costos menores fuera de las paredes de las grandes corporaciones. He aquí donde la teoría de los costos de transacción hacen desvanecer el sentido de la verticalidad de las megacorporaciones.

Hoy se puede ser “grande” en el corebusiness concentrándose en las funciones de valor de la empresa y tercerizando a través de la tecnología las funciones que otrora estaban integradas en la cadena de valor.

Este fenómeno resulta en que pequeñas organizaciones tienen la misma efectividad de interconexión que las grandes corporaciones verticales, gozando además de otros beneficios: flexibilidad, inmediatez, agilidad, y cooperación orgánica, mientras que los gigantes en la búsqueda de integración vertical y economía de escala perdieron esas mismas capacidades.

El tamaño ha dejado de ser una ventaja competitiva, y sí, somos afortunados, nos encaminamos hacia una nueva era apasionante.

Etiquetado , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: